miércoles, marzo 20, 2013

Pablo Carvajal


AL CABALLO DE LA PRIMAVERA

Extensos potreros en bajos primaverales donde las florecillas silvestres, y el caballo, posan para el pintor viajero, que junto a su polola rondan y rondan por los alrededores del pueblo.

Silvestres naranjas flores de la maleza
Por doquier a la orilla de los caminos
Puntillismo de acuarela
Raíz de pincel
Ferrovía ilustrada

Caballo de la primavera
Perfecto modelo del  pintor

También los cajones en la oscura bodega, las pilas, llenas de cartas y poemas, alumbradas solo por el filtro de la claraboya o por el tajo en la madera del techo, hacen que pronto, el musgo y el frío, transformen todas las cabezas de los clavos en una corteza de diamante ocre. 


1 comentario:

  1. que lindo encuentro entre las flores de las naranjas
    y un laurel salvaje que crece junto a la higuera en tu patio

    ResponderEliminar